Temperamento melancólico – “Hagamos las cosas de la forma correcta”

DESCRIPCIÓN GENERAL
Las personas con temperamento melancólico tienen reacciones lentas y débiles frente a los estímulos. Sin embargo, si se repiten, las impresiones son normalmente fuertes y de larga duración; tanto que no lo olvidan con facilidad. Este es uno de los temperamentos introvertidos.

BUENAS CUALIDADES
Las buenas cualidades del temperamento melancólico incluyen el ser atraídos a la oración y a una vida de piedad. Sienten compasión por aquellos que sufren y tienden a realizar actos de misericordia. Pueden soportar el sufrimiento hasta el punto del heroísmo en el cumplimiento de sus deberes. Poseen agudos y profundos intelectos y tienden a considerar las cosas en profundidad. Sienten una particular atracción hacia la vida interior.
Cuando aman, lo hacen con todo el corazón, por lo que se les hace difícil desprenderse de las personas o cosas amadas. Son particularmente sensibles al trato frío y a la ingratitud. Si su salud física es débil, también lo será su voluntad; pero si gozan de buena salud, trabajan muy duro. Aunque aprecian el arte, normalmente se dedican a profesiones que requieren un conocimiento profundo.


DEBILIDADES
Los defectos de este temperamento incluyen: una extrema tendencia a la tristeza y a la negatividad, con una inclinación a exagerar las dificultades y a perder confianza en sí mismos. Son reservados y vergonzosos hasta un extremo que puede llevarles a los escrúpulos. No suelen mostrar sus sentimientos, porque les resulta difícil abrirse a los demás y, como resultado, suelen sufrir en silencio. Debido a su falta de confianza y a su tendencia al pesimismo, no es frecuente que empiecen proyectos o pongan en acción sus buenas ideas.

CÓMO LUCHAR
Aquellos con temperamento melancólico deben luchar fuertemente contra su tendencia a pensar demasiado en sí mismos. Necesitarán luchar por tener una fuerte confianza en Dios y en ellos mismos, y hacer el esfuerzo de ser más optimistas. Deben luchar contra su tendencia natural a la timidez para obtener el mayor provecho de su inteligencia y de su valioso modo de pensar. Para este tipo de temperamento, un buen director espiritual es la clave para ayudarles a hacer buenas resoluciones y para animarles a llevar a cabo proyectos con optimismo y entusiasmo. De esta forma, entenderán que no hay lugar para esa timidez e indecisión, ya que tienen muchos dones y talentos.

SANTOS CON TEMPERAMENTO MELANCÓLICO
De entre los santos que poseyeron este temperamento podemos destacar a San Juan, el discípulo amado; a San Bernardo; a San Luis Gonzaga y a Santa Teresa de Lisieux.

RESUMEN
El temperamento melancólico tiene reacciones débiles ante los estímulos. Sin embargo, después de un tiempo, esta reacción puede ser fuerte y duradera. Por esta razón no olvidan las cosas con facilidad.

Buenas cualidades:
•    Inclinados a la reflexión, soledad, piedad y vida interior
•    Compasivos con aquellos que sufren
•    Atraídos por las obras corporales de misericordia
•    Capaces de soportar el sufrimiento hasta el punto del heroísmo
•    Agudo y profundo intelecto

Defectos:
•    Se deprimen y entristecen con facilidad
•    Tienden a exagerar las dificultades y a perder confianza en sí mismos
•    Excesivamente reservados y tímidos
•    No se ponen en acción para resolver problemas

Qué hacer:
Esfuérzate por no concentrarte demasiado en ti mismo ni en tus problemas.
Lucha por tener una visión más optimista de la vida.
Ten confianza en Dios y en ti mismo.
Date cuenta de que no hay razón para ser tan tímido e inoperante, ya que posees gran cantidad de buenas cualidades.
Haz firmes resoluciones y lleva a cabo proyectos con entusiasmo y optimismo.