Sentimientos

Los sentimientos son las respuestas de nuestra emotividad a un estímulo. Por ejemplo: nos agrada, por un lado, recibir la visita de un amigo o amiga, y nos desagrada, por el otro, estar con una persona aburrida. Los sentimientos son reacciones motivadas por causas externas o internas. Pueden durar mucho o ser pasajeros.

Nosotros no provocamos nuestros sentimientos ni tampoco podemos evitarlos. Sin embargo, podemos dejarnos llevar por ellos o no. Podemos también alejarnos o acercarnos a la causa que los provoca. Y, sobre todo, podemos controlar la reacción que los sentimientos inducen nuestras acciones, dado que un sentimiento nos puede llevar a hacer cosas buenas y positivas.

Por ejemplo: supongamos que muere un familiar cercano al que queríamos mucho. No podemos evitar sentir tristeza, pero sí podemos controlar nuestra reacción; en lugar de sentarnos en un sillón a llorar, podemos buscar la manera de ayudar a los demás familiares...

Medios para educar los sentimientos:
· Aprender a poner en orden los sentimientos para que ellos no nos controlen.
· Cultivar la capacidad para reaccionar en forma positiva ante las situaciones importantes.
· Cumplir el deber siempre, sean favorables o desfavorables los sentimientos.
· Eliminar la causa de los sentimientos adversos. No tratar de cambiar los sentimientos, sino lo que los provoca.