Inteligencia

La inteligencia es la capacidad que tiene el hombre para pensar, buscar y hallar la verdad a través del entendimiento y la razón. Gracias a esta capacidad, el hombre puede entender y aprender, imaginar y memorizar, puede hacer grandes descubrimientos e inventar cosas maravillosas, puede mejorar el mundo; pero lo más importante es que, gracias a su inteligencia, el hombre puede llegar a conocer la verdad.

Conocer la verdad significa que aquello que pensamos coincide con lo que realmente es o sucede.

Por ejemplo, si vemos un burro y pensamos: "Eso que veo es un burro", estamos en la verdad. Pero si somos medio miopes y, viendo un burro, pensamos que lo que vemos es un caballo, entonces nuestra miopía engaña a nuestra inteligencia y la aleja de la verdad.

La verdad de si era un burro o un caballo, puede no ser trascendente para nuestra vida (a nadie lo van a matar por confundir un burro con un caballo), pero hay verdades que son muy importantes, porque afectan a toda nuestra vida. Son las verdades que llamamos "trascendentes" y que responden a las preguntas: ¿Por qué estoy vivo? ¿Quién me dio la vida? ¿Por qué me la dio? ¿Qué quiere de mí? Si yo deseo vivir, ¿Por qué tengo que morir? ¿Por qué existe el mal en el mundo? Si yo quiero ser feliz, ¿por qué existe el sufrimiento?

La inteligencia nos hace capaces de conocer estas verdades trascendentes, pero solo las descubriremos si empleamos nuestro tiempo y nuestra inteligencia en ello: pensando, estudiando, preguntando. En cambio, si nos pasamos la vida pensando en si fue burro o caballo lo que vimos, no descubriremos nada que sea trascendente para nuestra vida.