¿Cómo habla Dios?

Dios puede hablar de muchas maneras. Recuerda: Él es Dios, y por eso no podemos poner límites o restricciones a la forma en la que Él elija revelarse a sí mismo o sus planes sobre nosotros. Puede venir a mi vida inesperadamente o a través de grandes acontecimientos, pero también puede hablar sutilmente en los sucesos de la vida ordinaria.

Es importante poner atención a la manera en que Dios actúa en tu vida. Puede hablarte a través de los diferentes acontecimientos y circunstancias, por medio de la gente, de lo que lees o ves... Y así, de esta forma, te entrenas para buscar a Dios. También es importante establecer una verdadera amistad, una relación personal con Jesucristo. No deberías limitar tu relación con Él a lo que has leído sobre Él en los libros o a lo que otros te han contado acerca de su vida. Más bien, necesitas cultivar y profundizar tu relación personal con Él. Solamente a través de una relación íntima de amor con Dios puedes comenzar a descubrir lo que Él quiere de ti.

También deberías examinar quién eres y cuáles son tus posibilidades. Tienes que ser valiente respecto a lo que Dios quiera de ti, pero también debes aprender a ser humilde, confiado y a abrirte a Él. Acepta la ayuda que te dan tus familiares y amigos, y acude a tu madre, la Santa Iglesia, para encontrar la guía que necesitas. Precisas de fortaleza para hacer frente a los desafíos que te esperan, pero, al mismo tiempo, debes confiar en que no estás solo, en que Dios está contigo, acompañándote a lo largo del camino.