¿Qué simboliza el incienso?

El incienso es una sustancia aromática obtenida de la resina de determinados árboles que, al quemarse sobre el carbón, produce un aroma dulce. El sentido del incienso y el valor simbólico del humo es el de la purificación y la santificación. 

El humo simboliza las oraciones de los fieles que se elevan a Dios. El salmista reza: «Que mi oración suba hasta ti como incienso en tu presencia; el alzar de mis manos como ofrenda de la tarde» (Salmo 141).

El incienso también crea un ambiente de cielo. El libro del Apocalipsis describe la adoración celestial del siguiente modo: «Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono.  Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos» (Ap. 8, 3-4).

El uso del incienso añade un sentido de solemnidad y misterio a la misa. La imagen visual del humo y el olor nos recuerdan la trascendencia de la misa, que une el cielo a la tierra y nos permite entrar en la presencia de Dios.

-Respuesta dada por el P. Dominic Feehan, SHM