¿Por qué se imponen cenizas el "Miércoles de Ceniza"?

La imposición de la ceniza en nuestras cabezas al comienzo de la cuaresma es una práctica muy antigua que la Iglesia conserva en su liturgia. En el siglo IV, cuando terminaron las persecuciones a la Iglesia, pudo establecerse de una forma más organizada el culto y la administración de los sacramentos. En esa época, se podía recibir la absolución de los pecados una sola vez en la vida. Aquellos que habían pecado gravemente, tenían que hacer penitencia pública, declararse pecadores arrepentidos y demostrar su deseo de recibir el perdón de Dios.

Durante el tiempo de cuaresma, recibían sobre sus cabezas la imposición de la ceniza y entraban a formar parte del "Orden de los Penitentes", es decir, de aquellos que pasarían la cuaresma haciendo penitencia, para poder recibir la absolución de sus pecados al llegar la Pascua.

Ese es el sentido del gesto. También hoy nosotros nos reconocemos pecadores y recibimos la ceniza como señal de nuestro deseo de convertirnos a Dios, de reconciliarnos con Él y de acrecentar nuestra unión con Él. Sabemos que Dios ama a los pecadores que con humildad reconocen su pecado. Como dice el Salmo 50: "Un corazón quebrantado y humillado, Tú no lo desprecias, Señor".

Respuesta dada por el Padre Félix López, S.H.M.