Crónicas de los mártires irlandeses: John Trevers. Parte II

John Trevers, nativo de Dublín, fue un sacerdote de la Orden de los Ermitaños de San Agustín y doctor en Teología. Había escrito recientemente de forma anónima un libro llamado: En la Autoridad del Romano Pontífice. Y parece que se hizo bastante famoso. Por este trabajo fue descubierto como el autor y fue retenido en la Torre de Londres durante 4 meses. Durante este tiempo fue interrogado 4 veces, torturado de varias maneras, y hallando en él un hombre fiel y firme a sus principios fue declarado culpable por una gran traición por Cromwell y los otros aduladores del Rey.

Fue guiado fuera con sus manos atadas en la espalda y una cuerda alrededor del cuello. Lo metieron en una carreta, y lo llevaron al lugar de su ejecución. Cuando subió la escalera que conducía a la horca, habiendo alcanzado la cima él oró por el perdón de sus ejecutores y exhortó a los espectadores a pedir sinceramente al Señor, refugio de los pecadores, por la conversión y salvación del Rey y de todos los locos herejes que se unieron a él.

Entonces él gritó con voz potente, “Esto no es por ningún crimen, Cristianos oyentes, he sido enviado aquí desde Irlanda, mi país nativo, pero más bien porque profesé la fe católica la cual yo, como mis ancestros, he mamado con la leche de mi madre; y también, porque se supone que soy el autor de cierto trabajo difundido últimamente por todas partes entre los Católicos. El momento de mi muerte está ahora al alcance de mi mano, el cual seguramente me abrirá la puerta a la vida eterna. Por eso me corresponde no usar ningún lenguaje ambiguo o desconocido con el propósito de ocultar la verdad. Porque  declaro abiertamente que soy sacerdote de la Iglesia Católica y Apostólica, y, además, que fue con estos tres dedos (alzó los tres dedos de su mano derecha) con los que escribí En la Autoridad del Romano Pontífice.” 

Cuando dijo esto, dieron la orden y fue ahorcado, bajado antes de que estuviese muerto y descuartizado. Entonces, algo extraordinario ocurrió.... Su mano derecha y sus intestinos fueron arrojados al fuego. Y mientras todo el resto fue reducido a cenizas, los tres dedos de su mano derecha, que alzó en el cadalso, fueron vistos levantados de manera similar en medio de las llamas. Después, estaban todavía enteros y frescos, como si nunca hubieran sido arrojados al fuego. 

Los datos difieren en si murió el 30 o el 31 de julio de 1535. El es el primero de los 261 Siervos de Dios Venerables que fueron ejecutados en Inglaterra por la fe. Estos son de los que tenemos documentación… solo en el Cielo conoceremos a los otros muchos que dieron su vida silenciosamente en fidelidad a la Verdad, a Cristo y a Su Iglesia. ¿Quién se ofrecerá ahora, en nuestros tiempos, a seguir sus pasos? ¿Quiénes serán los mártires de nuestros tiempos?

¡Rogamos su intercesión para ser capaces de imitarlos en su amor y su valentía! Venerable John Travers, ruega por nosotros, por tu amada Irlanda y por nuestra Iglesia, que podamos tener la valentía de defender siempre a Cristo y a Su Iglesia como tu lo hiciste, incluso si eso significa la muerte. Ayúdanos a no vivir para esta vida que pasa, sino para el Cielo, ¡nuestro verdadero hogar! Amen.


hna kelai

Soy la Hna. Kelai María y soy Sierva del Hogar de la Madre desde 2007. Nací en Arizona (EE.UU.) pero también he vivido en Oregón, Alaska, Florida, España e Irlanda. Soy una conversa a la fe católica y encontré mi vocación poco después de mi conversión. Cada día doy gracias a Jesús por ser suya y por ser Sierva. Toda la eternidad no será suficiente para agradecerle por haberme salvado y por lo mucho que me ha amado y me ama.