Jesucristo, ¿otro fundador más?

Muchos nos quieren convencer de que el cristianismo es una religión más entre las muchas que hay. Sin embargo, cuando se estudian los fundadores de las  grandes religiones de cerca, la diferencia entre ellos y Jesucristo es abismal. Mientras que a las otras religiones se les puede encontrar una explicación humana, el cristianismo no la tiene: 

1. Jesús es el único que proclama que es Dios. Mahoma y Mani lo niegan rotundamente. Buda llega a recibir culto pero solo varios siglos después de su muerte. 

Jesucristo no sólo dice que es Dios, sino que lo demuestra con numerosos milagros. Nosotros, los cristianos, tenemos una respuesta clara a la pregunta: "¿cómo es Dios?" ¡Dios es Jesucristo!

2. Todos los demás fundadores son de familias ricas y nobles con mucha influencia. La excepción es Mahoma, que no nació rico, pero luego se casó con una señora adinerada.

Jesucristo, en cambio, nace pobre en un establo. Vive toda su vida en pobreza y muere sin nada, en la máxima humillación sobre la cruz.

3. Todos se casan. Algunos varias veces. Zarathustra se casó tres veces y Mahoma tuvo muchas mujeres. 

Jesucristo nace de una Virgen Madre. Vive célibe y alaba a los "eunucos para el reino de los cielos." (Mt 19,12)

4. Todos pasan muchos años de su vida predicando su nueva doctrina y consiguiendo nuevos seguidores.  Mueren mayores, Mahoma con sesenta años, Buda con ochenta. Todos de muerte natural, rodeados de sus discípulos. 

Jesucristo predica muy pocos años y muere joven. En la hora de su muerte casi todos sus discípulos le abandonan.

5. Mahoma, Zarathustra y Mani reciben su nueva doctrina religiosa en sueños o en trances extáticos. Buda recibe su iluminación después de estar más de seis semanas sentado inmóvil debajo de un árbol mientras ayunaba y meditaba.

El mensaje de Cristo no es fruto de sueños ni trances extáticos. Jesucristo tiene autoridad en sí mismo y todo lo que dice es reconocido como Palabra de Dios.

6. Jesucristo es el único cuyo nacimiento fue profetizado. Estas profecías se encuentran en el Antiguo Testamento y concuerdan con la persona de Cristo con admirable exactitud.

En todas las religiones el fundador es admirado y querido por sus seguidores pero ninguno dice que está vivo su fundador. Sin embargo, el cristianismo se fundamenta en la muerte y resurrección de Jesús. Para un cristiano Cristo es todo. Cuando estamos en gracia, Cristo vive en nosotros y nos da su misma vida, nos comunica su gracia. ¿No lo has experimentado muchas veces? Da gracias a Dios por todo lo que te ha dado y reza para que todos los hombres puedan conocer a Cristo y gozar de Él en plenitud.

-Por Hna. Bernadette Clair, SHM