De las tinieblas a la luz de la verdad

El 13 de octubre de 2019 será canonizado el Beato John Henry Newman. Es el primer santo inglés en ser canonizado en el siglo XXI.

Newman (1801-1890) fue un teólogo, converso, poeta, pensador brillante y escribió muchos libros. Era un sacerdote anglicano que se convirtió en 1840. En 1842 se retiró a un lugar llamado Littlemore con un pequeño grupo de seguidores, donde vivían en condiciones semimonásticas. Newman llamó a su residencia "La Casa de la Bienaventurada Virgen María en Littlemore" (que actualmente es el Colegio Newman). En febrero de 1843, Newman publicó una retractación anónima pero formal sobre todas las cosas que había dicho en contra del catolicismo romano. Siete meses después predicó su último sermón anglicano.

El 9 de octubre de 1845 fue recibido en la Iglesia Católica Romana y fue ordenado sacerdote católico dos años después. Pasó su vida enseñando, escribiendo y corrigiendo sus escritos erróneos de sus días anglicanos. En febrero de 1879 se ofreció a Newman ser elevado a la dignidad de Cardenal, a pesar de que no era ni obispo ni residente de Roma. Newman aceptó el gesto como una reivindicación de su trabajo, pero con dos condiciones: el poder ser consagrado obispo al recibir el cardenalato, como era habitual en ese momento; y poder permanecer en Birmingham. Fue nombrado cardenal por el papa León XIII el 12 de mayo de 1879.

En 1991, Newman fue proclamado venerable por el Papa Juan Pablo II después de un extenso estudio realizado por la Sagrada Congregación para la Causa de los Santos.

El primer milagro aprobado atribuido al cardenal Newman fue la cura de una enfermedad de la médula espinal de Jack Sullivan, un diácono de Massachusetts, Estados Unidos. El segundo milagro fue la curación de una joven estudiante universitaria, que tuvo una situación de embarazo potencialmente mortal. Su sanación fue inmediata. Hna. Kathleen Dietz, FSO, experta en la eclesiología de Newman, hizo una reflexión interesante sobre el segundo milagro realizado por el cardenal Newman: "Encuentro dos cosas sobre eso que son realmente sorprendentes. En primer lugar, el cardenal Newman siempre respondió a los signos de los tiempos, sabemos que estamos viviendo en un momento en que la cultura de la muerte impregna todo. Que haya hecho este milagro por la vida, no solo por la vida de la joven, sino también por su hijo por nacer, es realmente significativo".

El futuro san John Henry Newman, es una verdadera luz para todos nosotros, un gigante intelectual del siglo pasado que salió de las sombras con la antorcha de la Verdad, abriendo un camino religioso que miles de personas han seguido. Dedicó su vida a dar a conocer la verdad. La frase grabada en su tumba de mármol "De las sombras a la luz de la verdad" es muy apropiada, porque es lo que vivió. Como una voz que nos viene de lo alto, Newman habla de nuevo: “Ya es hora de que nos levantemos del sueño, para ahuyentar de nosotros las sombras de la noche".  Sigamos sus pasos para acercarnos cada vez más a la luz.