Dos tipos de compromisos de oración

En cuanto a la actitud que tomamos respecto a la oración podríamos decir que hay dos tipos de personas:

A: El de la persona ha decidido firmemente que no dejarán su tiempo de oración, pase lo que pase. No se excusa: "Es que tengo algo más importante que hacer", "Tal y cual quieren quedar conmigo para hacer algo", etc. Tal vez en alguna rara ocasión lo dejarán para más tarde, pero por una razón mayor, por una emergencia o por un imprevisto.

B: El de la persona tiene más o menos una resolución de ser fiel a su tiempo de oración y que, con mucha facilidad y frecuencia, la pospone o la suspende. Deja de verla como un valor sobrenatural más importante que otras cosas que tiene que hacer y no pone mucho esfuerzo en ser fiel. Piensa que siempre hay algo más importante, más urgente, que está muy ocupado.

ALGUNAS CONSECUENCIAS DEL TIPO B: mediocridad, ceguera espiritual, no ser capaz de ver las cosas en la verdadera luz, el criterio se hace más humano, más mundano, y su conciencia se hace inestable o incluso falsa, con el riesgo de apartarse del camino y caer en un abismo.
Querido amigo, ¿a cuál de estas categorías quieres pertenecer? ¿Dudas te tu respuesta?...