Por qué recortar el tiempo ante la pantalla

Contemplemos de entrada estas tres palabras: esclavitud, apego y pecado.

Si buscas las primeras dos en el diccionario encontrarás algo parecido a lo siguiente:

Esclavo: Dicho de una persona que carece de libertad por estar bajo el dominio de otra o de cualquier influencia. Que es propiedad de y está enteramente subordinada a otro.
Esclavitud: sujeción excesiva por la cual se ve sometida una persona a otra, a un trabajo u obligación. Servidumbre. La esclavitud enfatiza la idea de posesión y control completos por parte de un amo. También indica un estado de subordinación moral y cautiverio que implica un trabajo oneroso y degradante.

Apego: afición o inclinación hacia alguien o algo. Adherido o perteneciente a algo. Consideración, amor o devoción.
Apegar: formar lazos de afecto o consideración. Adherir, pertenecer.

¿Estas definiciones hacen resonar algo en ti? A veces, cuando estamos apegados a algo, es decir, tenemos un afecto o deseo desordenado de algo, normalmente nos negamos o, al menos, somos reticentes a dejar aquello a lo que estemos apegados.

Tomemos como ejemplo el móvil, el iPad, etc. ¿Tienes un deseo que te cosquillea permanentemente de mirar quién te acaba de mandar algo? ¿Te cuesta no usarlo? ¿Necesitas tenerlo contigo todo el tiempo? ¿Quién posee a quién? ¿Tu móvil te domina a ti o tú a tu móvil? Qué gran frase: la esclavitud enfatiza la idea de posesión y control completos por parte de un amo. ¿Acaso tu pantalla tiene control sobre ti? Puede que en tu defensa digas: “No, claro que no”. Pero, permíteme que vuelva a preguntarte: ¿eres capaz de decir “no” a mirar el móvil o te sería fácil no usar el teléfono o internet durante un mes entero?

¿Y qué hay del pecado? ¡Qué fácil es que una de esas pantallas nos conduzca a la tentación y al pecado! Está bastante claro, ¿verdad?

Piénsalo: control, apego, desorden, pecado… ¿Quién es tu señor? ¿Y quién quieres que sea tu señor? "Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro".