Estrategias contra la pereza

1.    Haz tu cama (y no te olvides de levantarte con prontitud).
2.    Menos tiempo delante de la pantalla. Es muy fácil coger el teléfono o el ipad cuando estás aburrido o cuando no tienes interés en lo que deberías estar haciendo, como estudiar, trabajar…
3.    Menos tiempo de ducha. ¡Es posible! ¿Cuánto tiempo gastas disfrutando del agua caliente?
4.    Mantén tu armario y tus cajones ordenados. Dobla bien lo que tiene que estar doblado y cuelga bien lo que tiene que estar colgado. No lo tires sobre la cama, o sobre el escritorio, o al suelo, o, simplemente, lo metas de cualquier manera en el armario.
5.    Duerme con orden; ten un tiempo para dormir. Ni 14 horas ni solo 2. Márcate un tiempo fijo para dormir y trata de cumplirlo. ¡Cuántas veces te sientes vago y cansado al día siguiente porque no has dormido lo suficiente! Por ejemplo, después de haber terminado de estudiar, te quedaste viendo vídeos de Youtube, mirando fotos nuevas que tus amigos colgaron, escribiendo mensajes…
6.    Recoge las cosas. ¿Cuántas veces has pasado al lado de algo y no has querido agacharte para recogerlo?
7.    Pon las cosas en su sitio. Si ves algo que está fuera de su lugar o en el suelo, ponlo en su lugar. No lo dejes por ahí simplemente porque no te apetece ir hasta donde tendría que estar esa cosa.
8.    Organiza tu escritorio o tu zona de estudio. Yo sé que dices que lo harás mañana..., pero... ¿por qué no hacerlo hoy?
9.    Ordena las cosas que has escondido debajo de tu cama. Esas que no sabes qué hacer con ellas y que no te sirven para nada y pensaste que debajo de la cama estarían mejor. Recógelas y tira lo que no necesites.
10.    Sé responsable. Esto es muy grande: haz lo que tienes que hacer en cada momento en lugar de dejarte arrastrar por el “ahora no me apetece”. Sé fiel a este pequeño -pero gigante- acto de hacer lo que tienes que hacer en cada momento (lo que Dios quiere). Darás grandes saltos y conseguirás grandes victorias en tu vida espiritual. ¡Genial!