Prueba estos propósitos

Entonces… ¿qué tal te han ido los propósitos de año nuevo? ¿Has perdido esos 5 kilos? ¿Has hecho más ejercicio? ¿O no te ha ido muy bien? ¿Por qué nos dejamos seducir por la amargura del mediocridad? ¿No te gustaría romper este círculo vicioso de empezar siempre pero nunca terminar?

Si realmente quieres, tienes que hacer un acto de voluntad ayudado por la gracia de Dios, que tienes que pedir. Esta petición amorosa y confiada debe ser tu constante oración. Pero es necesario cooperar con la gracia y hacer tu parte. 

Podemos dar mucho más de lo que pensamos. Dale todo y, después, ¡dale algo más! Te sorprenderás de lo que Él puede hacer en tu alma si tú te entregas sin límites. Como han dicho muchos santos con frecuencia: “Todo, hijo mío, todo”.

En vez de, simplemente, no comer chocolate, ¡prueba estos propósitos para esta cuaresma! También iremos publicando algunos artículos para ayudarte vivirlos.

1.    Rezar: tener un tiempo fijo de oración cada mañana.
2.    Buscarte la vida: vida litúrgica, con misa diaria, si es posible, y confesión frecuente.
3.    Controlar tu corazón: vigila tus pensamientos, deseos, sentimientos…
4.    Amor a la Inmaculada: ¡Ámala y confía en ella sin límites!
5.    Hacer la cama: Sí, aunque la vayas a deshacer luego.
6.    Dejar de ser un vago.
7.    Limpiar a fondo: puro por dentro y por fuera.
8.    ¿El ombligo del mundo? Piénsalo otra vez.
9.    No están permitidos los guarros: sé limpio y ordenado.
10.    Dejar el móvil.
 
Sé generoso y recuerda: "¡El Señor ama al que da con alegría!".