Mes de María

Aunque siempre debemos honrar a María, la Iglesia dedica a ella especialmente el mes de Mayo. Durante todo el mes la honramos con oraciones, con el rezo del santo Rosario, con sacrificios, imitando sus virtudes y consolando su corazón por las ofensas que recibe.

Este mes, acércate más a María. Recuerda que acercarse más a ella es acercarse más a Jesús. Su deseo es que nosotros amemos cada vez más a su Hijo y por eso siempre nos llevará a Él.

Aunque siempre debemos honrar a María, la Iglesia dedica a ella especialmente el mes de Mayo. Durante todo el mes la honramos con oraciones, con el rezo del santo Rosario, con sacrificios, imitando sus virtudes y consolando su corazón por las ofensas que recibe.

Este mes, acércate más a María. Recuerda que acercarse más a ella es acercarse más a Jesús. Su deseo es que nosotros amemos cada vez más a su Hijo y por eso siempre nos llevará a Él.

Oraciones

En Fátima (Portugal), nuestra Madre se apareció a tres pastorcitos y les dijo: "Rezad el Rosario todos los días para obtener la paz en el mundo y el final de la guerra". "Cuando recéis el Rosario, decid después de cada misterio: Oh Jesús mío, perdonad nuestros pecados, libradnos del fuego del infierno. Llevad al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de vuestra Divina Misericordia”.

Estas son las 15 promesas de María a quienes recen el santo Rosario:

  1. El que me sirva, rezando diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.
  2. Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.
  3. El Rosario será un fortísimo escudo de defensa contra el infierno, destruirá los vicios, librará de los pecados y exterminará las herejías.
  4. El Rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la misericordia divina; sustituirá en el corazón de los hombres el amor del mundo por el amor a Dios y los elevará a desear las cosas celestiales y eternas. ¡Cuántas almas se santificarán por este medio!
  5. El alma que se encomiende por el Rosario no perecerá.
  6. El que con devoción rezare mi Rosario, considerando misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá muerte desgraciada; se convertirá, si es pecador; perseverará en la gracias, si es justo, y en todo caso será admitido a la vida eterna.
  7. Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin los auxilios de la Iglesia.
  8. Quiero que todos los devotos de mi Rosario tengan, en la vida y en la muerte, la luz y la plenitud de la gracia, y sean partícipes de los méritos de los bienaventurados.
  9. Libraré pronto del purgatorio a las almas devotas del Rosario.
  10. Los hijos verdaderos de mi Rosario gozarán en el cielo una gloria singular.
  11. Todo lo que se me pidiere por medio del Rosario se alcanzará prontamente.
  12. Socorreré en todas sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.
  13. Todos los que recen el Rosario tendrán por hermanos, en la vida y en la muerte, a los bienaventurados del cielo.
  14. Los que rezan mi Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.
  15. La devoción al santo Rosario es una señal manifiesta de predestinación a la gloria.

Sacrificios

Nuestra Madre se ha aparecido muchas veces para pedirnos que hagamos sacrificios por los pecadores para que las almas se conviertan y se vean libres del infierno.

Pensad algún tipo de sacrificio que podáis hacer para ofrecerlo por la salvación de los pecadores.

En Fátima, la Virgen María dijo: "Ofreceos vosotros mismos por los pecadores y repetid muchas veces, especialmente cuando hagáis algún sacrificio: Oh Jesús, es por amor a Ti, por la conversión de los pecadores y en reparación por los pecados que se cometen contra el Inmaculado Corazón de María".

Sus virtudes

Las virtudes de la Santísima Virgen son bien conocidas y nosotros deberíamos esforzarnos en imitarlas. Aquí hay una lista de las 10 principales virtudes de María que señala San Luis María Grignon de Montfort. Elige una virtud cada día o para cada semana y píde a nuestra Madre desde por la mañana que te ayude a imitarla en esa virtud.

  1. Ardiente caridad: deja que el amor a Dios sea la fuerza que impulse cada decisión.
  2. Profunda humildad: sabe quién es ella delante de Dios, ni más ni menos.
  3. Mortificación en todo: busca rendir su vida y su voluntad en todo momento.
  4. Oración constante: tiene siempre conciencia de la presencia de Dios.
  5. Obediencia ciega: sigue la llamada de Dios sin tener en cuenta lo que cueste.
  6. Sabiduría divina: pide siempre guía al Espíritu de Dios.
  7. Pureza incomparable: tiene un corazón inmaculado y sin mancha de pecado.
  8. Dulzura angelical: irradia alegría y paz a todo el que se encuentra con ella.
  9. Fe viva: busca constantemente la voluntad de Dios y nunca la propia complacencia.
  10. Paciencia heroica: confía en que Dios siempre actúa; tiene más fe en los planes de Dios que en los suyos.

Consolar su Corazón: primeros sábados

El Inmaculado Corazón de María recibe muchas ofensas por nuestros pecados. Ella nos pide la reparación y nos ha dicho cómo hacerlo.

Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que, durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos meditando en los misterios del Rosario con el fin de desagraviarme, les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación.