No hay amor sin sacrificio

El 14 de agosto de 1941 moría en el campo de exterminio de Auschwitz, S. Maximiliano María Kolbe, franciscano conventual, mártir de la caridad. Se le recuerda por su gesto heroico de ofrecerse a ocupar el lugar de un prisionero que había sido condenado a morir de hambre.

Toda la vida de S. Maximiliano consistió en una “santa obsesión”: llegar a ser todo de la Inmaculada, vivir una consagración total a Ella, pertenecerle sin reservas, sin límites, con el deseo de que esa pertenencia se realizara lo antes posible, de cara a conquistar para la Inmaculada el mayor número posible de almas.

S. Maximiliano María había escrito: “Oh Inmaculada, por tu misericordia te he consagrado mi vida. Por Ti he trabajado, por Ti he sufrido y ahora muero por Ti. ¡Soy tuyo!”. Sin duda, Ella se encargaría de acoger a este buen hijo que supo pertenecerla por completo, en su vida y en su muerte.

Fondo de pantalla

"No hay amor sin sacrificio" -San Maximiliano Kolbe

1024x768   1280x1024   1680x1050

Foto de portada para Facebook

"No hay amor sin sacrificio" -San Maximiliano Kolbe

Descargar