3ª semana de cuaresma: «Jesús, confío en Ti»

Querido principiante:

«Jesús, confío en Ti» es mi oración en este momento, una constante afirmación de que, a pesar de todo lo que está pasando, al Señor no se le escapa nada de las manos. La Biblia nos dice 365 veces que no tenemos que tener miedo, y es en tiempos como estos cuando tenemos que tomarlo más en serio.

Cuando era joven, mi madre ponía citas inspiradoras y poemas en la nevera, y una de ellas hablaba de cómo el Señor está cosiendo la colcha de tu vida, o algo así… La idea era que aquí, en este mundo, solo vemos el revés, pero, cuando morimos, vemos que Él estaba trabajando por el derecho, y todo tendrá sentido. Al ser un simple ser humano, no entiendo todo ni a todos, y supongo que a ti te pasa lo mismo. Sin embargo, lo que el Señor quiere en estos momentos es nuestro amor y nuestra confianza. Él tiene el control. Nada se le pasa desapercibido. Él conoce el corazón de cada persona y la situación personal de cada uno. Él tiene el control, aunque estés tentado a pensar lo contrario.

¡Presta especial atención a las lecturas de la misa durante este tiempo! ¡Dios mío, cómo habla el Señor! Es verdad que su Palabra es viva y eficaz (Hb. 4, 12). Dios nunca abandona a su pueblo. Pídele que nos purifique para que podamos darle gloria en espíritu y verdad, en el sentido que Él quiere. 

Mira ahora especialmente a María y consuélate sabiendo que, pase lo que pase, ahora o en el futuro, Ella ya nos prometió en Fátima: «Al final, mi Inmaculado Corazón triunfará».

En el corazón de María,
otro principiante con muy buenos maestros.