3 Reglas para convertirte en un periodista de éxito

Querido principiante:

Sigue estas reglas y estate seguro de que tendrás éxito en este mundo.


1. Ten siempre algo malo que decir sobre la Iglesia. Puede ser algo que acabas de “descubrir” o puedes volver a desmigajar antiguas noticias para que la gente no se olvide del efecto negativo que ha tenido la Iglesia en la sociedad. ¿Hace ya más de una semana que no ha salido ningún escándalo sexual en los medios? Piensa en algo, asegúrate de que el titular ponga a la Iglesia en duda y ponte en marcha.

2. Como no todas las noticias deben ser negativas, asegúrate de poner la misma cantidad de noticias que apoyen la agenda de la izquierda. Obviamente puedes escribir artículos utilizando las reglas uno y dos a la vez, que hará que este sea más emocionante y, sobre todo, que se venda. Pero, se venda o no, vas a ser recompensado por las autoridades que quieren que sus ideologías se difundan.

3. Añade partes con información inútil. Esto ayuda por dos motivos: hace que las historias grandes se vean como actos y no como fanatismo; y mantiene la curiosidad de las personas, que siguen consumiendo sin ser capaces de digerir. ¡Piensa en esta eh!

Ahora bien, aunque este artículo sea una sátira, y no quiero que los periodistas sigan estas reglas, me parece que sí que hay tres – por ahora- “reglas no escritas” que siguen los que el mundo llama periodistas de éxito.

Esto, también va para ti, aunque no seas un periodista o redactor en un periódico, sigues las noticias, más o menos. ¿De qué habla la gente? ¿Qué posturas adoptan? ¿Siguen lo que ven en las noticias: caída de la Iglesia y un auge en la ideología?

Pensamiento crítico. Sabiendo sobre estas reglas, fíjate en los demás cuando mantengáis una conversación y en su forma de pensar. Como cristiano, compáralas con el Evangelio, las enseñanzas de Cristo. ¿Van a la par? Después piensa en qué debes hacer para que, cuando te tengas que comparar con Cristo, estéis a la par.

Recordad, que el mundo os odiará, igual que ha odiado a Cristo. Pero Él, ha elegido sacaros del mundo. Juan 15, 18-19.

Otro principiante con muy buenos maestros.