Invoca al Espíritu Santo con esta oración

Querido principiante:

Como el mes de mayo llega a su fin y nos preparamos para la venida del Espíritu Santo, he pensado que te gustaría esta corta pero poderosa oración para invocar al Paráclito:

«Ven Espíritu Santo, ven por medio de la poderosa intercesión del Inmaculado corazón de María, tu amadísima esposa».

¿Ves qué corto y qué simple? Estás invocando al Espíritu Santo, diciéndole cosas bonitas sobre María, y haciendo eso, glorificando a Dios. Viene del libro: «A los sacerdotes: los hijos amados de Nuestra Señora» (nº 226).

Ahora mira esto de san Luis María Grignon de Montfort:

«Cuando el Espíritu Santo, su Esposo, la encuentra en un alma [a María], vuela y entra en esa alma en plenitud, y se le comunica tanto más abundantemente cuanto más sitio hace el alma a su Esposa. Una de las razones de que el Espíritu Santo no realice ahora maravillas portentosas en las almas es que no encuentra en ellas una unión suficientemente estrecha con su fiel e indisoluble Esposa» (Tratado de la Verdadera Devoción a María, 36).

Bueno, hagamos entonces que el Espíritu Santo entre corriendo en nuestras almas invitando a nuestra bendita Madre allí, renovando nuestra consagración a ella (o haciéndola por primera vez) y dándole un puesto de honor en nuestras vidas.

Así como cuando un hombre y una mujer se casan y se convierten en una sola carne, María es la esposa del Espíritu Santo, ¡imagínate lo fuerte que debe ser su unión! Medita esto durante un tiempo. Y mientras tanto…

«Ven Espíritu Santo, ven por medio de la poderosa intercesión del Inmaculado corazón de María, tu amadísima esposa».

Otro principiante