Semana Santa... en casa

Querido principiante:

¿Cómo está siendo el confinamiento? ¿Te las has apañado para hacer cosas buenas todo este tiempo en casa? Intenta verlo como un descanso que el Señor te ha dado –como un descanso en tu vida– para evaluar cómo van realmente las cosas. ¿Cuál es tu propósito en la vida? ¿Cómo te va sin vida social? ¿Cómo de bien conoces a tu familia? ¿Cómo eres de paciente? ¿Cómo pasas tu tiempo libre? ¿Qué importancia le das a Dios? Y... ¿cómo te llevas contigo mismo?

Conozco a alguien que tenía tanto miedo de que Dios le hablara y le dijera los planes que tenía para él, que estaba todo el día viendo Netflix y siempre tenía otro video para ver, de modo que no hubiera nunca silencio. Dios habla en el silencio. Si todavía no lo sabías, averígualo ahora. Y si ya lo sabías y aun así tenías programada tu lista de música para que sonara durante las siguientes 1296 horas, haz un gesto valiente para conseguir un cambio y escucharle a Él.

En verdad, eso no es sobre lo que quería escribir. Pero es, de todos modos, muy apropiado para la semana que estamos celebrando. Yo no lo llamaría realmente «hacer un sacrificio» sino «mostrar respeto» durante el Triduo Pascual el abstenerse de las redes sociales o de estar en internet sin necesidad, viendo videos, etc. Hay muchas cosas online que te pueden ayudar a vivir en unión con el Señor esta Semana Santa. Aprovéchalas. Durante el resto del año te bombardean de entretenimiento insignificante. Puedes ser muy consciente de conseguir unas buenas risas, pero, ¿cómo se aplica eso a tu alma? ESTE ES EL MOMENTO. Quién sabe si vivirás otra Semana Santa. Adéntrate en el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. Él te ha dado este momento, no tienes excusa. Ya estás en un retiro, ahora haz que parezca uno de verdad.

El Señor te está esperando para derramar en ti gracia sobre gracia. No las malgastes.

Nuestra Señora de los Dolores, ruega por nosotros.