Ayuda a vaciar el Purgatorio

 Querido principiante: 

Cuando yo era una pequeña niña devota, me encontré una oración “que libera mil almas del purgatorio cada vez que la rezas”. ¡Qué chollo! Empecé a rezarla cada noche, y cuando me sentía muy generosa, la rezaba dos, tres y hasta cuatro veces, casi veía la procesión de almas entrando al cielo.

También escuché sobre el Padre Pío, que cuando las almas salían del purgatorio gracias a su intercesión, ellas pasaban a darle las gracias y luego se iban al cielo. Siempre tuve la esperanza de que un día alguien llamase a mi puerta y viese a una o dos almas del purgatorio que pasaban por casa para darme las gracias.

Al recordar todo eso, puedo entender eso de una “fe de niños”. Aun así, esto no se debería perder. La oración fue dictada por el Sagrado Corazón  de Jesús a Santa Gertrudis, allá por el siglo XIII. Tal vez no libera a mil almas del purgatorio, pero ¿no es mejor errar por exceso de confianza en Dios? La única cosa a considerar es rezarla en el mejor estado posible: con el alma en gracia y buscando la santidad. Ya sabéis, como siempre.

Otra manera genial de sacar almas del purgatorio es ofreciendo una indulgencia plenaria por ellos. Si no estás familiarizado con esto, no te preocupes, es algo muy sencillo, que limpia tu alma de cada pecado, así como los efectos del pecado. Es decir, si lo haces bien, es como si te hubiesen bautizado. Y lo magnífico de esto es que puedes ofrecer una indulgencia plenaria por un alma del purgatorio, haciéndole un gran favor.

Estos son los pasos para recibir una indulgencia plenaria:

1. Confesarse 8 días antes o después (sólo puedes recibir una indulgencia plenaria al día).

2. Ir a misa y recibir la comunión.

3. No tener ningún apego a tus pecados, sino querer realmente cambiar y hacer todo lo posible para no pecar.

4. Hacer algo extra (media o una hora de adoración, rezar el rosario en la iglesia, etc.  Puedes encontrar la lista de cosas con las que se puede obtener indulgencia plenaria en internet).

5. Hacer todas estas cosas con la intención  de recibir una indulgencia plenaria.

Es bastante fácil. Obtienes una para ti un día y al siguiente para “tu amigo”. Y digo “amigo”, porque esa alma estará, literalmente, eternamente agradecida, y, en recompensa, estará pidiendo por ti mientras disfruta del cielo.

Así que dale una oportunidad. Reza esta oración, consigue algunas indulgencias plenarias, ofrece tus comuniones, sufrimientos, alegrías, enfados, etc. Así alguien que realmente está sufriendo podrá ser liberado.

Me tengo que ir, creo que he escuchado a alguien llamar a mi puerta…