Consuela a nuestra Madre en la Pasión

Querido principiante:

Ahora que estamos en plena Semana Santa, quería escribirte una nota rápida para animarte a que la vivas cerca del Señor y de su santa Madre.

¿Cómo? Apaga el móvil, la televisión, etc. Abre tu Biblia, un libro de oraciones, ponte delante de un crucifijo, una imagen de la Dolorosa, participa en los Oficios.

Acompáñalos, quédate con ellos. Me acuerdo de cuando tenía 15 años y mi madre murió. Yo solo quería estar con mis amigos y mi familia, y no esperaba que me dijesen nada. La sola presencia de quien amas y te ama basta. Es una consolación suficiente. Y en esos momentos, las palabras no son necesarias. Solo el estar.

Voy a dejarte con algo que escribió Catalina, una de las chicas que murió en 2016 en el terremoto de Ecuador, con la Hna. Clare. Catalina vivió durante un periodo de su vida muy lejos de Dios, y cuando se convirtió, trabajó rápidamente para quitar cualquier obstáculo a la obra de Dios en su vida.

En 2015 fue al encuentro de Semana Santa que llevaba el Hogar de la Madre en Ecuador. Estos encuentros son para familias, jóvenes, niños y adultos…, gente de todas las edades que quiere vivir la Semana Santa más intensamente. Catalina tenía una gran devoción por nuestra Madre del Cielo y estaba tratando arduamente de purificarse, para complacer a la Siempre Virgen. Esta es una nota que escribió a una de sus amigas, que muestra la íntima relación que ella tenía con María:

«¡Qué Semana Santa! ¿eh? Ojalá siempre viviésemos junto a Él y con Él. Con Ella también. En el altar de la capilla de Playa Prieta estaba esto: "Busqué consoladores y no los hallé". Y me pregunté si éramos o somos su consuelo. No lo supe en ese momento. Ayer sábado, día de la Virgen, miré durante el Rosario a la Virgen Dolorosa, a su Corazón, y Ella me dijo: "Eres mi consuelo: tú"».

A medida que la Semana Santa llega a su punto álgido, intenta vivirla de manera que puedas consolar a nuestra Madre Dolorosa, con los ojos puestos en Ella y en su Hijo.

En su corazón,
otro principiante con muy buenos maestros