"María, salúdame este adviento"

Querido principiante:

¿Cómo va tu adviento? ¿Puedes notar que estás en adviento? Recientemente he estado meditando el pasaje de la Visitación y se me ocurrió compartirlo un poco contigo. ¿Por qué? Para que nos pase también a nosotros lo que le pasó a Santa Isabel cuando la saludó María.

Lucas 1, 41 dice: "Cuando Isabel escuchó el saludo de María, el bebé saltó en su vientre, e Isabel, llena del Espíritu Santo...". Así de simple. Toma este pasaje de la Biblia y llévalo a la oración. Pide a Nuestra Madre que te visite,que  te salude, que te diga una palabra especial. Pídele que haga saltar tu alma de alegría por la venida del Señor.

María es la esposa del Espíritu Santo. Ella lleva a Jesús dentro de ella y, cuando en este "primer Corpus Christi" visita a Isabel, solo al escuchar la voz de María, su prima se llena del Espíritu Santo. Pide al Espíritu Santo que venga, enviado por su esposa fiel, a prepararnos para recibir a Jesús esta Navidad y cada vez que le recibimos en la Eucaristía.

Repite durante todo el día, o durante toda la semana, tu súplica: "María, salúdame". Y, luego, estáte atento, porque ella lo hará.

¡Ven, Señor Jesús!