4 consejos para un adviento "no rutinario"

Querido principiante:

En primer lugar, ¡feliz año nuevo! Es decir, año nuevo litúrgico. Ahora estamos entrando en la primera parte del año litúrgico, en la que la Iglesia nos hace meditar sobre la venida de Jesús. Así que he pensado darte varias ideas para que este adviento no sea como cualquier otro.

1) Medita todos los días las lecturas de la misa del día. Hay un montón de meditaciones de adviento que desgranan las lecturas para que te las puedas aplicar a ti.

2) Participa en la misa como si fuera un adviento que te prepara para recibir al Señor en la comunión. Esto también puede extenderse a lo largo del día, pero trata de experimentar verdaderamente la sed y el anhelo de la presencia del Señor.

3) Sea cual sea el propósito que te hayas hecho para el adviento, ¡VÍVELO! No seas consentido contigo mismo. ¿Por qué no hacer un esfuerzo extra por el Señor?

4) Contempla a nuestra Madre y trata de imitar sus virtudes. Imagina cómo se prepararía ella para la venida de su Hijo. ¿Cómo trató a san José? Haz lo mismo en tu casa y en tu entorno.

Ahora que has leído algunas buenas ideas, ¡a trabajar!
¡Ven, Señor, Jesús!