Un nuevo año, un nuevo comienzo

Querido principiante,



Es común que la gente al comenzar el año nuevo se haga propósitos, ya sabes... año nuevo, vida nueva.



Sería bueno que te tomases un tiempo para pensar en hacer algunos propósitos, pero no me refiero a adelgazar. Ahora que has empezado el camino espiritual, sería bueno tomar algunas decisiones y compromisos para tu vida espiritual. Haz un plan que te ayude a tomar medidas para el crecimiento en tu relación con Dios.



El otro día me encontré con un amigo al que no había visto desde hacía tiempo. Empezamos a hablar y me contó que estaba luchando contra el pecado, y dijo: "Dios no es justo". No podía dejarle marchar con esa idea, así que le pregunté si estaba aprovechando algunos de los medios que tenemos aquí en la tierra para estar más cerca de Dios y fortalecernos en la lucha contra la carne, el mundo y el diablo. Después de hablar un rato, reconoció que no estaba haciendo todo lo que podía, así que le sugerí que tal vez para este nuevo año podía hacer algunos propósitos diferentes. 


San Pablo dice: "Por último, creced fuertes en el Señor, con la fuerza de su poder. Revestíos con la armadura de Dios para poder resistir las insidias del enemigo". Esta vida es una batalla sin fin, puede ser difícil y nuestro pecado nos puede hacer sentir fatal. Tenemos que poner nuestra confianza en el Señor y usar la armadura que nos da para defendernos.

Estas son algunas piezas de la armadura que te ayudarán diariamente a "Luchar en la buena batalla". 



M - Misa
A - Adoración

R - Rosario

C - Confesión

D - Dirección espiritual

L - Lectura espiritual



Espero poder escribir pronto para explicar un poco más sobre la cantidad de tiempo que hay que dedicar a cada una y por qué son tan importantes. Hasta entonces...



En la lucha,



otro principiante