Divertirse es una virtud

Vale, puede que el título parezca una exageración. Divertirse no necesariamente es una virtud. Pero santo Tomás habla de una virtud que consiste precisamente en el juego y la diversión. Se llama eutrapelia, que no es el mejor título de un artículo. El verano es un buen momento para poner en práctica esta virtud, así que veamos qué dice santo Tomás al respecto.


Pero antes, debemos tener en cuenta que el hecho de que él afirme que la eutrapelia es una verdadera virtud es bastante arriesgado, porque otros santos parecen haber sostenido exactamente lo contrario. San Ambrosio dijo que todos los juegos, y no solo los juegos excesivos, deben evitarse. ¡San Juan Crisóstomo llamó diablo al autor de la diversión! Además, divertirse parece un poco egoísta, y los cristianos solo deberían preocuparse por servir a Dios y al prójimo, ¿verdad?


Santo Tomás usa una analogía para explicar a lo que se refiere. Nadie puede negar que nuestro cuerpo necesita descanso. ¿Qué pasa cuando intentamos sobrevivir sin haber dormido? Pierde una noche de sueño y estarás adormecido e irritable. Pierde dos noches y experimentarás extrema fatiga, desequilibrios hormonales y problemas al hablar. Solo una noche más y ¡hasta empezarás a alucinar! Lo mismo le pasa a tu alma si nunca te diviertes. Igual que nuestro cuerpo necesita descanso físico, nuestra alma necesita descanso espiritual. Y la mejor forma de que el alma descanse es divirtiéndose, ya sea con las palabras (bromeando y siendo gracioso) o con la actividad (jugando y pasándotelo bien). Esto es especialmente importante para aquellos que se dedican al trabajo intelectual, como los estudiantes.


Aquí tienes tres reglas a seguir si quieres divertirte bien, es decir, si quieres descansar espiritualmente. Primero, tus hazañas y tus palabras no pueden ser dañinas para nadie. Segundo, tu diversión no debe ser irracional y enloquecida. Tercero, te en cuenta lo que es apropiado en tus circunstancias (las personas con las que estás, el sitio en el que estás, etc.)


En cuanto a Ambrosio y Crisóstomo, santo Tomás explica que san Ambrosio estaba hablando sobre ser divertido mientras explicaba la sagrada doctrina, que no se vería en esas circunstancias lo más apropiado usar el humor. Crisóstomo estaba hablando de que la diversión que es buscada acaba siendo egoísta, y en ese caso realmente vendría del demonio.


Así que asegúrate de divertirte este verano. Pero ten en cuenta que a pesar de que la diversión pueda ser virtuosa, no puede ser la diversión tu única meta este verano. Tu meta tiene que estar acorde con la meta de tu vida: dejarme ser transformado por la gracia y así, alcanzar la vida eterna. Así que, asegúrate de aprovechar tu tiempo libre este verano para poder tener un tiempo más intenso de oración y poder ayudar además de pasártelo bien.


No te olvides de ver nuestras actividades HM aquí:
 https://www.hogardelamadre.org/es/actividades/