¿Está bien escuchar música moderna?

Antes de escribir sobre la música moderna, quiero reflexionar un poco sobre la música cristiana. No es fácil ser un compositor o un artista cristiano. De hecho, muchos comenzaron como artistas cristianos, pero el mundo de la música más popular y exitosa les absorbió-; Jessica Sympson es un ejemplo; de repente, termina bailando medio desnuda en un vídeo musical. Así que para que perseveren los músicos cristianos, tienen que existir personas que escuchen música cristiana. Si no existen, la industria se hundirá. Y si los mismos cristianos no escuchan la música cristiana, ¿quién lo hará?

Volviendo a la música moderna ... o es algo inexistente o un tema difícil para muchos cristianos. Es inexistente para muchos, porque ni siquiera se plantean la cuestión de si escucharla o no, sino que es un hecho. Y para muchos cristianos comprometidos es un tema difícil por varias razones. En primer lugar, porque no escucharla cuesta un gran sacrificio, y en segundo lugar, porque se convencen de este argumento un poco ridículo, pero increíblemente popular: "Yo ni siquiera escucho la letra, me gusta el ritmo ". Este argumento es común no sólo entre los cristianos, sino también entre las personas que tienen buenos valores y saben que la música que escuchan es completamente contraria a esos valores.

Pero, tengo una pregunta: ¿Por qué crees que los cristianos sienten la necesidad de decir que no escuchan la letra? Cuando la gente escribe canciones con letra, normalmente tratan de comunicar algo a sus oyentes a través de esas palabras. ¿Por qué no escuchan la letra los oyentes? ¿No es una clarificación extraña de los oyentes? En realidad, diciendo: "Yo no escucho las letras, me gusta el ritmo", los cristianos reconocen el hecho de que lo que escuchan se opone abiertamente a su fe. Si no fuera así, ¿qué motivación tendrían para repetir con tanta firmeza que no escuchan las letras?

Admito que puede haber un cierto nivel de "belleza" en algunas (no todas) de estas canciones. A veces, si te fijas bien en las letras, se puede encontrar una especie de lucha entre el bien y el mal, el deseo de encontrar el verdadero amor, una decepción por la mala conducta de otro y la dificultad del perdón, la comprensión de la vacuidad del mundo, o incluso de la propia alma, etc, y todo a un nivel muy humano. Sin embargo, antes de escuchar la música, habría que preguntarse: "¿Esta música agrada a Dios? Cuando la escucho, ¿doy gloria a Dios? ¿Puede que Dios quiera que emplee mi tiempo de otro modo?" Debido a que las más de las veces, los mensajes fundamentales de las canciones (aunque cambia un poco dependiendo del género), más o menos tienen que ver con cosas como esta: "Quiero acostarme contigo", "Tú eres mi dios", "Quiero más dinero", "Te odio por hacerme eso", "Yo la odio por apartarle de mí", "Me odio", "Quiero suicidarme", etc.

Por lo tanto, yo retaría a todos los cristianos y personas que tienen buenos valores a no escuchar esa música, y a no apoyar a tales artistas. ¿Por qué quieres que un mensaje que va en contra de todo lo que crees se repita una y otra vez en tus oídos? No tiene sentido. Cristianos a lo largo de los siglos han hecho sacrificios similares (y sacrificios mucho mayores), al rechazar la inmoralidad de su propia cultura. Algunos de ellos, como consecuencia, murieron. Si estás dispuesto a hacer el sacrificio de no escuchar música moderna, lo peor que te puede pasar es que tus amigos se rían un poco cuando pongas una canción cristiana en tu coche, o cuando les pidas que quiten un canción ofensiva. ¿Estás dispuesto a ofrecer eso a Dios? Pruébalo, y pide a los mártires que te ayuden.